Institucional



Desde el año 2009 la Fundación Observatorio de Responsabilidad Social, (FORS) junto al Dr. Bernardo Kliksberg, como su Director Académico y la Dra. Alessandra Minnicelli su Presidenta y referente en la temática, viene trabajando y recorriendo todo el país transmitiendo los valores y principios que hacen a la Responsabilidad Social (RS). Así, fuimos sumando aliados de todos los sectores del Ecosistema de Responsabilidad (universidades, ONGs, empresas, sindicatos y gobiernos locales) planteamos que no existe un concepto único de RS, sino que en cada región de nuestro país y del mundo se pueden plantear acciones y programas que den soluciones concretas a las necesidades las comunidades donde se asienta cada organización.

Nuestra experiencia en educación es amplia. Creamos un Programa de Investigación, en el ámbito de la de la FCE de la Universidad de Buenos Aires desde donde comenzamos a darle forma al Balance Social. Llevamos adelante propuestas educativas en distintos niveles y con distintas organizaciones tales como: UBA a través del Programa Amartya Sen que llega a 27 universidades de todo el país; Universidad de la Matanza (UnLaM); Universidad Tecnológica Nacional (UTN); Instituto Superior de Control de la Gestión Pública (ISCGP) de la SIGEN; Red Universitaria por el Emprendedurismo Social (RedUnes) el programa “Jóvenes de la UNASUR por una economía social y para la integración regional” que cuenta con la colaboración de la Confederación Andina de Fomento (CAF) impartido conjuntamente con países miembros de la UNASUR: Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

Así nos constituimos en líderes y referentes en la materia y organizamos el Congreso Internacional de Responsabilidad Social, que actualmente ya cuenta su tercera edición, marcando la agenda en la temática a nivel regional.

Hoy, a través de EDUFORS, decidimos apostar a la profundización de la educación porque entendemos que cada individuo y organización, debe formarse para ser agente de cambio, a partir de escucharnos los unos a los otros; ya que somos conscientes que no hay recetas únicas para trabajar en la solución de los problemas comunes. Pero, si la mirada es el compromiso con la realidad desde los valores que nos enaltecen como personas, tenemos más de la mitad del camino ganado.